SAR, el “nuevo” CGA envuelto en precariedad y chanchullos de la Agencia de Educación

No ha tenido que pasar más de 3 de años desde que la Agencia se hizo cargo para que el Centro de Gestión Avanzado, el organismo creado en 2003 para liberar al personal docente de los centros educativos de Andalucía del mantenimiento de los equipos informáticos haya sido casi destruido hasta llegar a ofrecer un catálogo de servicios tan reducido y mermado.

Si después de haber estado a punto de desaparecer en 2014, aunque acabó manteniéndose en servicios mínimos gracias al acuerdo en el que Telefónica llegó con la Consejería de Educación para convertir al CGA en un CGP (Centro de Gestión Personalizado), a cambio de seguir ofreciendo los servicios más críticos y básicos a la comunidad educativa, la situación que en 2017 se iba a sobrevenir sobre el servicio era impensable. O lo mismo si.

Mirando tan sólo nueve meses atrás nos encontramos con el CGA funcionando a pleno. Sin embargo el gestor “responsable” del CGA en la Agencia de Educación ha hecho su buen trabajo con el nuevo pliego que la APAE sacó a licitación hace casi un año: recortes, despidos de trabajadores bastante cualificados, y lo más importante, tirar por tierra el trabajo hecho durante más de una década tanto por la comunidad educativa como por los propios técnicos.

La sangría de la Agencia, la administración paralela más grande de Educación, hacia el CGA no queda ahí. Tras haberse desecho tanto de las antiguas instalaciones como de los trabajadores ahora intenta deshacerse de la nomenclatura del CGA. Y en teoría “nace” el SAR, Servicio de Atención Remota, la denominación que intenta cargarse al CGA a toda costa, aunque si bien ha nacido otra variante que deja bastante claro el objetivo de la Agencia: integrar al servicio en la Agencia. ¿La denominación? ASAR, Agencia SAR.

Este SAR esconde por detrás los chanchullos que la APAE hace sobre el servicio, ya con los cimientos bastantes mermados, que pueden parecer surrealistas, pero sin embargo son bastantes palpables. Estamos hablando del antiguo ISE Andalucía, una empresa pública adscrita a la Consejería de Educación, en donde el personal que trabaja ahí ni siquiera es funcionario de la Junta de Andalucía.

El presupuesto por el cuál la empresa adjudicataria del servicio ha ganado, Isotrol, la misma que viene ganando los pliegos desde el nacimiento del CGA, no permite ni siquiera considerar a los trabajadores como mileuristas. Estamos hablando de unos 10500 euros anuales, unos 800 euros más o menos al mes. Sólo quedan 4 o 5 personas “viejas” en el servicio, ya que la empresa no puede mantener a más personal antiguo en plantilla.

PhotoFunia-1520572234

Esto es algo que sabe, no los funcionarios al no existir como tal en el servicio, pero si el responsable del CGA en la Agencia, y de sobra, que el pliego no se está cumpliendo. Isotrol contrata a casi todo el personal como codificador informático, y parte de este ejerce funciones de administradores o analistas de sistemas.

El soporte de la nueva electrónica de red (Puntos de Acceso, Switches,…) de Escuelas Conectadas o el desarrollo, mantenimiento y soporte de BiblioWeb2, o las competencias de los servicios del ya extinguido CSME son competencia del CGA. No obstante, desde la Agencia hacen todo lo posible para que nadie sepa de ello.

La Agencia hace especial presión para que nada de lo que se cuece se sepa. No quiere que nada salga a la luz, por si acaso. Ellos hacen muy bien la labor de meter miedo y presión a los trabajadores con los “acuerdos de confidencialidad” que en años anteriores del CGA y mientras éste era competencia de la Dirección General de Innovación de la Consejería de Educación no eran ni siquiera la mitad de agresivo como el de ahora. Es más, creo que ni existían. Este acuerdo incluso, según el responsable del CGA, se debe mantener una vez finalizado el contrato laboral.

Me parece tan penosa la situación del personal del CGA como del enchufismo que reside hoy en día en dicha Agencia. Porque aunque el CGA sea algo invisible para gran parte de la comunidad educativa es un organismo que considero tan necesario como el agua para vivir. El engranaje de la infraestructura TIC; de los servicios prestados; de las aplicaciones desarrolladas en software libre; del soporte técnico; de la atención telefónica a los centros educativos; de la validación del nuevo hardware, y podría seguir, depende básicamente de tres letras: CGA.

¿Cómo no va a estar la web del CGA sin noticias ni actualizaciones si no hay recursos humanos para hacerlo? ¿Cómo no va a existir el enfurecimiento de un centro a la hora de hacer una petición de servicio y ser rechazada si no hay recursos humanos para hacerlo? ¿Cómo no van a tardar en publicar nuevo software si no hay recursos humanos para hacerlo? ¿Cómo no…?

El número de trabajadores es tan escaso que departamentos como Cambios, a pesar de tener una gran envergadura en el proyecto, solo dispone de 3 personas. Pero, bueno, ¿dé qué nos vamos a preocupar? Si el responsable lo tenía y lo tiene todo pensado. “Venga, recortamos por aquí, por allá. Valoramos con un 60% la oferta económica más ventajosa y con el 40% la sede más cercana en vez de criterios técnicos. Contratamos a becarios y los tenemos aprendiendo durante el verano. Si para lo que le van a pagar”.

¿Qué más dará dejar a los centros tirados, si la APAE a ahorrar “cuatro duros” y nadie acude al servicio? ¿Qué más dará tener al software libre infrautilizado por las aulas andaluzas, si es una mierda? ¿Qué más dará tener al personal en precariedad, si hasta hace meses estaban terminando sus estudios?

Lamentable. Este es ejemplo claro y real de como los servicios públicos, en manos de gestores ineptos e incompetentes, acaban así. Y me parece realmente injusto que los chicos y chicas que han estado, están, y estarán por el CGA, el verdadero corazón del proyecto educativo TIC andaluz, tengan que aguantar con todo esto. Y como no los centros educativos, que al fin y al cabo sufren las consecuencias directas de este tipo de despropósito. Así ha acabado la “profesionalización” del CGA. Increíble. 

2 comentarios en “SAR, el “nuevo” CGA envuelto en precariedad y chanchullos de la Agencia de Educación

  1. Es una vergüenza lo que han hecho con las Tic en Andalucía. En mi centro acaban de montar la wifi de escuelas conectadas y es un despropósito todo.
    Un conocido me ha dicho que los técnicos son muy muy inexpertos y que les pagan una miseria. Con el departamento de Nivel 2 que fue el que me atendió medio se defendieron los muchachos pero se nota la inexperiencia.
    Espero que esta pesadilla acabe pronto para todos.

    Me gusta

  2. Es una puñetera vergüenza. Os podéis creer que el gestor del grupo de capacidad que es la persona responsable de toda la infraestructura que da servicio a los centros tiene 7 meses de experiencia y cobra 10500€.
    O el gestor de nivel 1 que es el grupo que a parte de la recepción de llamadas gestiona todas las incidencias de CSME.
    O que el departamento de N2 que es fundamental para el buen funcionamiento de los centros esté compuesto por 4 personas.
    O el departamento de desarrollo por 4 o 5…. Un auténtico despropósito.
    Lo sé por que yo trabajaba allí y aun tengo noticias frescas del servicio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .